Carmen y Kiko

Esta vez nos tocaba viajar con nuestros novios a Puente Genil. Hay algo diferente y único de los pueblos, y es que suenan las campanas de boda y todos se acercan a acompañar a los nuevos esposos. La boda de Carmen y Kiko.

La recepción, cóctel y posterior almuerzo tuvo lugar en la Bodega Los Angeles, un lugar con muchísimo encanto. Rodeados de barriles, un olor y ambiente muy característico de la zona.

El almuerzo fue servido por Lola Catering, exquisito, muy cuidado, calidad inmejorable y profesionalidad de 10.

Aquel día lucía el sol en su máximo esplendor, finales de octubre y una temperatura envidiable. Los novios e invitados pudieron disfrutar durante el cóctel de música cubana arrancándose a bailar en un corro creado por sus amigos y familiares.

Una de mis bodas más especiales, unos novios entregados y cariñosos, familiares y amigos agradecidos y un trabajo bien hecho. Gracias por contar conmigo, confiar en mí en vuestro gran día y no dudar en que todo iba a salir como soñabais.

La coordinación y organización del día de la Boda estuvo en manos de una servidora: Prüsia Eventos.

Y a continuación os enseño algunas fotos de esta preciosa boda captadas por Couche Photo.